miércoles, 5 de diciembre de 2012

CUERO Y STRASS



Tengo que reconocer que soy una enamorada de los brillos.

Este verano compre una cadena de strass para customizar unas sandalias y al final, ¿¿¿a que no sabéis donde terminó la cadenita???? Ciertamente en la muñeca de alguna afortunada, porque las sandalias, ni la olieron....

Me preparé el terreno, busqué hilos con un toque brillante, unos buenos terminales, y el cuero necesario para hacer esta belleza.

¿¿¿Donde quedaron las sandalias???