domingo, 18 de noviembre de 2012

EL REGALO DE IVONNE


Cuando mi sobrina de 10 años, Ivonne, vió mis primeras pulseras, como cualquier niño, empezó a pedirme cosillas, me enseñó una pulsera que su madre le había comprado en un stand de artesanos en la playa y me dijo que quería una como aquella, pero con mi toque personal.

Probé materiales, colores, tipos de trenzado, y al final me quedé con dos modelos que me parecían bien bonitos.

No le dije nada, y cuando coincidimos para comer el fin de semana en casa de mi madre, la sorprendí.

¿Podéis imaginaros lo contenta que se puso? pues sí, tanto o más.